Adelgazando el sector público: Municipios S.A.


YouTube 

El video que precede a esta entrada no es precisamente una broma; se trata de una de las producciones de Teledistribución por cable Rubeña S.A. Empresa de medios de un Ayuntamiento sevillano de 3.500 habitantes.

Salvo mejor información que agradeceríamos, desconocemos el número de entidades públicas con forma privada existentes en el sector público local español (con participación significativa de Ayuntamientos y/o Diputaciones). Y mucho menos tenemos datos respecto a fundaciones privadas de entes públicos locales o fundaciones públicas de públicos entes y otros constructos por el estilo.

Lo que sí sospechamos es que las entidades con forma de personificación privada de la totalidad del sector público español pudieran ocupar a más de 500.000 empleados públicos (basta considerar la diferencia entre el número total de empleados públicos que ofrece la EPA y los que resultan del Registro Central de Personal). Ahí no se incluyen los empleados de entidades concesionarias de servicios públicos y similares.

También sabemos que muchas de esas instituciones han sido creadas con el fin buscar acomodo laboral a los afines o para eludir la aplicación del derecho administrativo con los fines que todos conocemos.

Es cierto que, en muchos casos, se trata de formas de gestión de servicios públicos legales y absolutamente adecuadas que han conseguido buenos resultados de gestión (empresas de aguas, transportes…); pero, en no pocos casos, estamos ante aventuras disparatadas absolutamente alejadas de los principios de eficiencia y, lo que es más grave, de las competencias de los entes públicos que las han creado.

Pongamos ejemplos (evitaremos nombres para mantener el tono alejado del chisme que pretendemos):

1º¿ Cómo es posible que una gran empresa pública municipal de un importante municipio supla al propio Ayuntamiento en una gran parte de sus competencias y lo mismo se ocupe de organizar fiestas que de asfaltar calles o construir polígonos industriales?.

2º ¿Qué objeto puede tener una sociedad autonómica de “servicios múltiples” ? ¿Tal vez realizar todo tipo de servicios para hacer la competencia desleal a las empresas privadas?.

3º ¿Tienen algún sentido “público” las innumerables empresas públicas promotoras de viviendas, dejando al margen las de carácter social, con la que está cayendo?

4º ¿Pueden justificarse las empresas “públicas” de comunicación a nivel local?

5º ¿Cómo se explica que jueces nacionales e internacionales, tribunales de cuentas y sindicaturas varias, se traguen que es posible -jurídicamente hablando porque en realidad puedo atestiguar que lo es- la existencia de una sociedad mixta que expropia suelo para luego adjudicarlo a sus socios privados promotores?

En el ámbito de la Administración Local, con decíamos, no hemos podido obtener datos sobre el número de sociedades existentes, salvo los que ofrece la Junta de Andalucía, y estos señalan que en el 2009 había 307 empresas locales en esa Comunidad. Con una simple extrapolación -con la que no pretendemos más que una aproximación-, obtenemos un dato que seguramente es mucho menor que el real, dado que esta afición societaria local tiene importantes adeptos septentrionales: 1.800 empresas públicas locales en toda España y unos 100.000 empleados.

Cien mil empleados que, por cierto, han accedido, en su mayoría, al empleo público sin pruebas que merezcan tal nombre.

También en el ámbito local un alto porcentaje de esas empresas se dedican a cuestiones que están muy, pero que muy, alejadas de sus competencias: infinidad de sociedades promotoras de vivienda y de suelo residencial e industrial, de naves industriales; multitud de sociedades de comunicación (radios, televisiones…), otras de explotación agropecuaria¡¡¡¡¡… A poco que nos descuidemos, la impagable escena del penique de Mary Poppins.

Con todo, lo más grave no es nada de lo dicho, sino que las reglas de funcionamiento “social” se alejan de las que rigen a la Administración matriz , y por ello se facilita su funcionamiento en la sombra -pues todo el que obra el mal aborrece la luz, lejos del derecho administrativo, en materias de control, contratación, selección de personal y demás.

Creo que para adelgazar el sector público local deberían los “arcángeles del neoliberalismo” preguntar a los políticos, a los que ahora alegremente azuzan, cosas como: ¿A qué se dedica la sociedad pública X?, y: ¿tiene esto algún sentido?

Nota: la X puede sustituirse a discreción y debe despejarse con sentido común.

Sería una buena forma de empezar a ser eficientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: