A la caza del funcionario


Día tras día arrecian los voceros del dinero. El hedor que desprenden es inconfundible, pero la gente tiene atrofiado el olfato. El tal Rosell, desde lo alto, dicta las consignas por delegación, y los demás le hacen los coros. Un claro ejemplo: en la edición del 09/01/2011 Expansión titulaba en editorial: DESORBITADA SUBIDA DE LOS SALARIOS PÚBLICOS. Y bajo tan inocente entrada, afirmaba a continuación:

La borrachera del gasto público que han protagonizado esencialmente las comunidades autónomas y los ayuntamientos en la última década han llevado a que las nóminas de los empleados públicos se hayan disparado un 144%, muy por encima del incremento acumulado por la inflación (del 46%) y, desde luego, enormemente superior a la subida en el mismo periodo de lo que cobran los funcionarios alemanes, que fue del 5%.

Tan “sencilla” conclusión no la alcanzaba, el diario, con base a fuentes o datos explícitos. Eso sí en la edición de pago (no accesible gratuitamente en Internet) se refería a “un informe que estaba en manos de la Presidencia del Gobierno”.

¡ Qué ejercicio de cinismo, hipocresía y desinformación! Y esto es a diario.

Realmente vivimos un época crítica; se trata de que urgidos por el miedo y la impotencia, y secuestrada la democracia por el dinero a través de la clase política, comulgamos con ruedas de molino y nos confesamos culpables de la especulación y el latrocinio. Pudiera resultar paradójico, un ejercicio de masoquismo colectivo: resultaría que la corrupción y el despilfarro de la clase política ha tenido como efecto una desorbitada subida salarial de los empleados públicos; luego estos son los culpables de la corrupción y el despilfarro. Y de ahí que lo coherente sea el sacrificio de sus abultadas carteras en aras del bien común.

Los culpables, de “esta plaga bíblica que nos asola”, no son los bancos, las multinacionales, o los políticos. No, los culpables son los maestros de escuela, los médicos de cabecera, los jueces de primera instancia, el administrativo del Ayuntamiento -y también, por qué no, también el corrupto peón municipal-… Esos que, en su mayoría, han elegido esas profesiones para enriquecerse.

Creo que Tony Jud describe magistralmente lo que está ocurriendo, en “El refugio de la memoria”, su libro póstumo, – por su reconfortante honestidad, lo mejor que he leído en mucho tiempo-. Partiendo de la obra de Czeslaw Milosz, El pensamiento cautivo, expone cómo un pueblo puede autoengañarse colectivamente. Ocurrió en la Alemania nazi, en la Rusia stalinista…; como sostiene Jud también ocurrió en los Estados Unidos de George W. Bush; ¿cómo explicar sino lo que realmente sucedió?

¿Cómo explicar sino lo que ahora mismo está sucediendo? Jud lo hace de forma magistral: “…el mercado, lo mismo que el materialismo dialéctico, es sólo una abstracción: al mismo tiempo ultrarracional (su argumentación se impone a todas las demás) y el súmmun de la sinrazón (no es cuestionable). Tiene su fieles creyentes, pensadores mediocres en contraste con los padres fundadores, pero influyentes a pesar de todo; sus compañeros de viaje, que quizá en privado duden de los alegatos del dogma, pero que no ven alternativas a irlo predicando; y sus víctimas, muchas de las cuales, especialmente en Estados Unidos, se han tragado diligentemente su píldora y proclaman con orgullo las virtudes de una doctrina cuyos beneficios nunca verán.”

Eso es exactamente lo que está pasando: que el dinero mueve sus hilos. Manipulando. Para socavar el Estado Social. Sus capacidades son inestimables y no duda en adoptar los ropajes de la democracia, la libertad de prensa y demás. Sus medios: sólo uno, el dinero. Su fórmula operativa: aprovechar la codicia y corromper. Por eso ha de proteger su territorio y enfocar la reacción de los ciudadanos hacia donde se encuentra, precisamente su principal fuerza. La autodestrucción. A muchos les parecerá apocalíptico y, ami juicio, realmente lo es.

Volviendo, después de esta expansión, a Expansión:  sencillamente, la información es falsa, tendenciosa e impropia de profesionales de la información. Es tendenciosa pues utiliza el lenguaje para que el lector entienda que los empleados públicos se han enriquecido; de forma buscada unifica el aumento del gasto por aumentos salariales y por incrementos del numero de empleados; en fin, ofrece datos de la última década sin indexar. Por ello, el referirse en temas económicos a fuentes inconcretas es sólo una estratagema más en el fin último.

Pues bien, la verdad es la siguiente ( para datos y fuentes completos, en lo que se refiere al sector local, puede verse mi artículo publicado en la Revista El Consultor de los Ayuntamientos, nº1 de 2012, bajo el título: Empleo público local: dimensión, retribuciones y eficiencia. (acceso requiere suscripción de pago, pero si alguno estuviese interesado puede solicitarlo e a través de este mismo blog, se lo remitiré completo). Resumen:

1ª El tamaño del sector público español en relación al PIB se situaba desde el 2008 entre el 40 y el 46 por ciento siendo considerado un país con sector público de tamaño intermedio.La OCDE estima que el gasto público medio en su ámbito pasó del 45% del PIB (2007) a superar el 50% en el 2011.

2º El peso del empleo público respecto al empleo total de nuestra economía es inferior a la media dela UE-27, si bien su evolución se interpreta de forma diferente en función de si la comparación se realiza con el dato de población empleada o con el dato de población activa.

3º En cuanto a la masa salarial de los empleados públicos por habitante, en el 2008 se situaba en torno a los 2.515 €, por debajo de la media de la UE-27 (2.630 €).

En concreto, en lo que se refiere a las entidades locales, para mostrar la barbaridad que supone  señalar un incremento del 146% respecto a cualquiera de los datos manejados con el gasto de personal, bastaría comparar el montante total del Capítulo I que ofrece el MEH para el 2001 (ligeramente superior a los 10.000 millones de euros) con el que resulta en el 2010 (aproximadamente 19.000 millones de euros). El aumento sería del 46%, y no del 146%. pero es que ese aumento, el del 46%, no es real, ni de lejos, porque no considera que: en ese periodo el IPC se incrementó en el 31,8%; el número de empleados de las Administración local creció el 27%; el PIB se elevó en el 54%; y, en fin, la renta neta disponible por habitante  aumentó el 30%.

Por si lo anterior no fuese suficiente: ese dato incluye el gasto de personal, pero en el Capítulo I de los presupuestos municipales se incluyen los gastos de los políticos (sueldos, dietas e indemnizaciones), los de su personal de confianza que, por cierto,  es el que, proporcionalmente, más incrementó su número.

Que cada uno saque sus conclusiones.

Para terminar, Jud, de nuevo: “…como se mide el grado de esclavitud en el que una ideología mantiene a un pueblo es por la colectiva incapacidad de éste para imaginar alternativas.

Anuncios
Etiquetas:

3 Responses to “A la caza del funcionario”

  1. Yo creo que aquí va a pasar como en Grecia, que se van a destruir más plazas de funcionarios administrativos, ya se ha destruido y va a ir como he comentado antes en aumento, ya que las corporaciones locales se han quedado en bancarrota y muchas están por quedarse, ya que ha habido una mala gestión y mucho tiene que ver las ayudas que se han dado alegremente sobre todo a los emigrantes que han venido de otros países y ahora como ven que aquí no hay trabajo, bastantes se han vuelto a su país.

  2. Totalmente de acuerdo contigo. Verdades como puños, perfectamente documentadas para enfrentar la desvergüenza de medios de comunicación “dilettantes” porque han dejado de ser profesionales hace tiempo.

    Gracias por la recomendación de lectura que nos haces. Por favor, cuando puedas si puedes me gustaría recibir ese documento que mencionas.

Trackbacks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: