La inidoneidad del método del cucharón para la valoración de actitudes en la selección de empleados públicos.


     La Sentencia del Tribunal Supremo de 27 de febrero de 2012 (rec. nº 1978/2009) aborda un tema de especial interés en lo que a la selección de empleados públicos: la valoración de actitudes profesionales. Se trata de una posibilidad cuestionada desde la consideración rígida de los principios de mérito y capacidad y declarada como necesaria desde los ámbitos más propio de la psicología organizacional. Mi experiencia me dice que la incorporación de pruebas psicológicas de aptitud en los procesos de selección de empleados públicos implican un alto valor añadido a los resultados. Pero bien es cierto que una cosa son las pruebas de aptitud y otras las de actitud, por que en estas últimas los elementos de contraste son realmente más escurridizos. Ahora bien, nadie dudará que tales pruebas son especialmente recomendables para la selección de miembros de las fuerzas de seguridad.

   A ese ámbito es al que se refiere la Sentencia del Tribunal Supremo que revoca la dictada en primera instancia por el TSJ del País Vasco que desestimaba el recurso interpuesto por un aspirante a ingresar en la escala básica de la Ertzaintza contra la resolución que declaraba la falta de superación del curso de formación (segunda fase del proceso selectivo).

    El proceso selectivo, según la convocatoria, constaba de una fase de concurso-oposición, un curso de formación y un período de prácticas, todos eliminatorios.

    Permítaseme aquí exponer el tema en detalle, porque bien lo merece:

   La oposición consistía en varias pruebas. La primera comprendía: 1. un test sobre los contenidos de los programas oficiales (50 puntos); 2. ejercicios dirigidos a evaluar el nivel de inteligencia, la capacidad de abstracción y concreción, la capacidad verbal-nemotécnica y el razonamiento numérico (150 puntos); 3. un test de personalidad encaminado a evaluar sus rasgos y los posibles factores psicopatológicos (50 puntos siendo necesarios 25 para aprobar). La segunda prueba de la oposición eran los cinco ejercicios físicos (100 puntos a razón de 20 puntos cada uno, siendo necesarios 50 para aprobar). Y la tercera prueba comprendía un test de personalidad orientado al estudio de la adecuación al perfil requerido (75 puntos) y una entrevista personal o grupal en la que se valorarían las habilidades sociales, el manejo de situaciones, la capacidad de expresión en grupo y la de razonamiento (75 puntos).

     En el concurso se valoraría con hasta 50 puntos el conocimiento del euskera. El resultado final del concurso-oposición vendría determinado por la suma de las puntuaciones, dirimiendo los empates el nivel de euskera y, en su caso, la calificación de la tercera prueba de la oposición. Quienes lo superasen, previa comprobación de que no estaban afectados por ninguna causa médica de exclusión, serían nombrados funcionarios en prácticas.

    El curso de formación a realizar en la Academia de Policía del País Vasco en régimen de internado, tenía carácter selectivo, se desarrollaría según el Plan de Estudios de la Academia y era necesario aprobarlo para pasar a la fase de prácticas, a cuyo término los aspirantes que hubiesen superado todo el proceso selectivo serían nombrados agentes de la Escala Básica de la Ertzaintza. Entre el curso y las prácticas no podrían sobrepasar treinta meses de duración.

   El Plan de Estudios contemplaba un sistema de evaluación en el que, sobre un total de 1.000 puntos, 600 se adjudicaban por exámenes o pruebas de tipo test, 300 puntos por la Valoración de Actitudes y 100 por la ficha disciplinaria. A su vez, esa Valoración de Actitudes comprendía cuatro partes [Habilidades Sociales y Adaptabilidad (105 puntos), Actitud en Clase (70 puntos), Capacidad de Trabajo en Grupo (60 puntos) y Relaciones Interpersonales en Grupo –Sociograma– (65 puntos)]. Para superar esta Valoración de Actitudes era necesario obtener un mínimo de 150 puntos.

  Para que luego digan; la cosa se las trae. No creo que sea posible configurar pruebas más completas y exigentes. Todo eso antes del periodo de prácticas. Pero volvamos al caso.

     La razón por la que no se le tuvo por apto al recurrente residió en que solamente logró 133,929 puntos en Valoración de Actitudes, siendo determinante el hecho de que en el Sociograma sólo obtuviese 8 puntos sobre los 65 posibles.

 Para entendernos: el Sociograma es un especie de prueba popularidad en la que los compañeros de grupo, una treintena, a partir de la descripción de tres distintas situaciones propias de la actividad policial, manifiestan  a quienes querrían, o no querrían como compañeros. Los resultados se validaban en la entrevista de profundización y contraste que debían realizar después los tutores.

  Pues bien, el recurrente impugna la valoración al entender, por un lado, que el Sociograma era una prueba contraria a los principios de método y capacidad y, por otro, que la valoración habría venido predeterminada por una cierta ojeriza que el grupo le profesaba debido a la influencia de una especie de capo dominante. Como prueba del ambientillo sociogramático, además de otras pruebas, se aportó una grabación realizada con móvil en la que el ahora recurrente era sometido a la “prueba del cucharón”.

    La Sala de instancia otorga validez a la prueba sin dar mayor importancia al tema del cucharón grabada en el video obrante en autos. Por contra el Tribunal Supremo, tras reconocer la validez de este tipo de pruebas de actitud, lo cual es ciertamente relevante, pasa, como no podía ser de otra forma, al visionado del video y constata en qué consistía la práctica del Cucharón:

“diez o quince” alumnos agarran al Sr. Alvaro y le llevan en volandas a su cama en la que, pese a su resistencia, le tumban boca abajo y le bajan los pantalones y la ropa interior. Acto seguido el Sr. Marino , tras bajarse el pantalón de deporte y su ropa interior, se sube encima del Sr. Alvaro y le hace el “cucharón”, que “consiste en acercar el miembro viril cerca del ano de la víctima”.

   A diferencia del parecer de la Sala del País Vasco, para el Tribunal Supremo el asunto sí es relevante, dado que:

la existencia de un tipo de relaciones entre los alumnos del grupo de la promoción absolutamente inadmisible y, desde luego, inidóneo para que pueda darse validez alguna a pruebas que descansan en la opinión de esos alumnos.

   Además, los profesores que entrevistaron al recurrente carecían de preparación profesional en psicología y  no rellenaron ficha alguna al respecto –no consta en el expediente y en la demanda sí se hizo referencia a este extremo– concluyendo que la prueba del Sociograma se llevó a cabo sin que se dieran las condiciones mínimas necesarias para asegurar la objetividad

Por ello, procede a casar la Sentencia y a ordenar una nueva valoración de las actitudes del recurrente en condiciones que garanticen la objetividad de la misma.

    Y ¿cuál es la conclusión de todo esto? A mi juicio pueden establecerse dos conclusiones:

    1ª En la selección de empleados públicos caben pruebas de actitud, incluso Sociogramas, siempre y cuando sean correctamente concebidos, proporcionados y realizados bajo la tutela de profesionales.

       2ª El procedimiento de selección, tan aparente, técnico y seguramente de considerable coste, es realmente una filfa, pues, tras tanto artificio psicopedagógico, el resultado es la selección de este tipo de individuos realmente inteligentes, serenos y reflexivos.

     Creo que sería conveniente una valoración de quienes diseñan y ejecutan este tipo de procesos, incluso sin necesidad de Sociograma. Por cierto para el acceso a la Guardia Civil no se realizan Sociogramas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: