En la Reforma de la Administración, la clave es el control.


    Los análisis que sobre la Administración se están realizando con motivo de la crisis podrían dar lugar a una biblioteca alejandrina; y, entre ellos, la mayoría son los dedicados al estudio de las medidas a adoptar para reducir un gasto que, a día de hoy, se presenta como un verdadero e incomprensible despilfarro. Ahora bien, lo extraño es que ese pragmático mirar hacia el futuro implique un evidente autismo en relación con el estudio de las causas de tamaña prodigalidad.

     A nadie se le escapa que la mejor manera de no repetir lo errores cometidos es analizar y entender las causas de los mismos. A estas alturas, nadie cuestiona ya que la corrupción es un mal endémico de nuestro Estado y, por ende, de la Administración Pública; y, tampoco, que los controles existentes no son efectivos. Los controles internos -Intervenciones Generales del Estado, CCAA o EELL- carecen claramente de independencia y se encuentran totalmente mediatizados por aquellos a quienes deberían controlar.

   Un claro ejemplo es el de los Ayuntamientos, en los que no se explicaría la montaña de facturas sin consignación o contabilización -las de los cajones que han salido a la luz con el sistema de pago a proveedores- si existiese un control interno mínimamente efectivo. Sin abandonar el mismo ámbito. ¿cómo explicar la ingente cantidad de indefinidos no fijos de plantilla que ahora se están poniendo de manifiesto como recurso para el adelgazamiento del empleo público? O ¿no resulta increible que se hayan construido aeropuertos en los que no ha aterrizado un solo avión?; ¿quién fiscalizó los estudios de viabilidad? La razón es: o no existió control o éste fue ineficaz.

   Independientemente de las causas políticas del descontrol, también existen importantes defectos en la concepción técnica de los controles tal y como se ha contemplado de forma reiterada en la doctrina especializada (al final relaciono las referencias de tres excelentes trabajos).

   En el ámbito que yo conozco (el de las EELL) la explicación es clara: desde hace décadas, nuestros representantes políticos -de todos los colores porque en esto hay una expresiva sintonía- han realizado esfuerzos por eliminar o debilitar las estructuras de control interno. Todas las normas que se han dictado sobre los habilitados estatales han ido dirigidas a eliminar sus funciones de control mediante la sencilla supresión de su independencia; normas que, por cierto, los Tribunales se han encargado de ratificar. No es posible que un funcionario fiscalice eficazmente a quienes deciden su nombramiento, su cese, su sueldo… Obsérvese que todos los puestos importantes en ese campo de la fiscalización interna son de libre designación ¡y libre cese!: ¿cuál es el requisito para ser nombrado y no cesado?: no incordiar y obedecer; si un funcionario incurre en el error de controlar lo que no debe, ha definido con claridad la línea de su carrera. No es buena práctica que el controlado nombre al controlador.

   Por lo que se refiere al control externo las cosas no son muy diferentes. Los Tribunales de Cuentas: el estatal no ha tenido grandes actuaciones; y qué decir de los autonómicos. La mayor parte de las veces se limitan a levantar acta en la que, con lenguaje extremadamente moderado -en informes interminables que nadie lee- apuntan determinadas “irregularidades”; pero: ¿cuántos expedientes con resultado de devolución de fondos públicos han realizado? o ¿cuántos encausamientos ha habido? Me temo que a un manco le sobran dedos.

  Y aún quedan los Tribunales de Justicia; principalmente los contencioso-administrativos. Estos si tienen teórica independencia, claro está si no tienen grandes aspiraciones en su carrera. No obstante: en el ámbito de la ejecución de sentencias -un tema de poca incidencia personal- resulta evidente que una simple multa coercitiva de 300 € hace milagros, y sin embargo cuál es la causa de que las sentencias contra la Administración sean de dificilísima ejecución o que las multas se centren principalmente en los Alcaldes de pequeños pueblos. Será que los de las ciudades importantes cumplen a satisfacción.

   Pues bien, si los controles son ineficaces, ¿por qué no centramos los esfuerzos reformistas en el control? Alguien dirá que intensificar el control puede producir efectos indeseados. Pero es que no se puede intensificar lo que no existe. Y eso no es lo más trascendente, porque cuáles son los efectos de no actuar en ese elemento.

    Como no hay voluntad de actuar sobre lo evidente, se abordan las reformas sobre temas menos centrales -más…”periféricos”- y, por tanto, de menor incidencia, más costes y mayor complejidad. ¡Y de perniciosos efectos!, porque, claro está, el tema no sale gratis.

    Dos casos claros: el de la reforma de la planta local, ya comentado en este blog, y el del empleo público, que por otra parte es nuestro objetivo principal. En relación con éste último, tuve la oportunidad de escuchar recientemente al profesor Joan Mauri en una disertación sobre la gestión de la crisis; en la misma exponía los efectos de las medidas que se están tomando en materia de empleo público, entre las que destaco: la pérdida de la autonomía política de EELL y CCAA, y la pérdida de la autonomía colectiva. Se trata de dos efectos evidentes y de gran entidad. La intervención sobre ambos se justifica sobre la base de los excesos cometidos en este ámbito por las EELL y CCAA y los insostenibles convenios colectivos o pactos vigentes. Y yo me pregunto -otra vez-: ¿Se habrían producido esos efectos si existiesen controles eficaces? A mi juicio, evidentemente no. Entonces por qué sacrificar estos elementos nucleares de nuestro sistema democrático si podemos llegar a los mismos o mejores resultados controlando la legalidad de la actuación administrativa:

    Son nuestros políticos inasequibles en este tema: creo que deberíamos hacer un esfuerzo por hacerles comprender que control de legalidad y fiscalización económica no restan un ápice a sus posibilidades de acción dentro de la Ley, y que prescindir de ese elemento les obliga a actuar sobre otros aspectos nucleares cuyo sufrimiento es tremendamente perjudicial para el futuro de nuestro sistema. Me niego a creer que, a esta alturas, sigan negando la mayor.

La externalización del Control Económico-Financiero en el ámbito local a la luz del reciente Informe de Fiscalización del Tribunal de Cuentas (Jorge Ferrán Dilla y María Luisa Cabello Rodríguez) http://dialnet.unirioja.es/servlet/fichero_articulo?codigo=3185770

La frustrada y frustrante fiscalización económica local ante el tinglado inmobiliario (Fernando Urruticoechea basozabal) http://www.vientosur.info/documentos/Urbanismoycorrupcion.pdf

La apariencia de control en la Administración Local por los habilitados estatales (Francisco Javier Biosca López)

http://www.auditoriapublica.com/hemeroteca/PAG%2071%20-78.pdf

Anuncios

2 comentarios to “En la Reforma de la Administración, la clave es el control.”

  1. Muy bueno tu comentario y estoy de acuerdo con casi todo, especialmente me ha gustado la foto.
    Creo que hay algo básico, de donde nos vienen todas las desgracias: Democracia no es votar cada cuatro años y permitir que hagan lo que quieran, sobre todo los que demuestran una falta de respeto a los ciudadanos, a los profesionales, incluso a sus propios trabajadores.
    Sobre el tema de la corrupción no creo que sea un mal solo de España y de la Administración (se da en casi todos los países –sobre todos en los bananeros y africanos- y también en algunas empresas). Quizás sea cierto que aquí la corrupción en los últimos años se ha generalizado y eso es lo grave. El problema aquí es, como bien has explicado, que no tenemos los medios o los controles LIBRES para actuar y evitar la corrupción (es clarito: están implicados o dicen “sí mi amo”), y más decepcionantes todavía, ni siquiera cuando se destapan los casos los Tribunales actúan con justicia.

    Yo creo que sí que existen figuras y medidas fiscalizadoras, incluso en exceso, sin embargo, como bien explicas, se saltan siempre que quieren. En todos los años que llevo jamás vi tanta burocracia inútil para no llegar a ningún lugar, y bien sabemos todos los casos que han salido a la palestra.

    Esta claro que los Interventores y demás profesionales deben ser independientes***. Pero también hay que tener claro cuál es la función y la responsabilidad de cada uno de nosotros: no es hacer lo que me digan (pues eso puede llegar a ser muy muy peligroso), creo que es hacer bien el trabajo, que todos sabemos hacer, cada cual en su área.

    Y aunque sea cierto que en todos los gobiernos, del color que fueran, ha habido casos de corrupción, siempre podemos hablar de “niveles”, a mi me da la impresión de que en los últimos años (por lo que yo conozco) se ha generalizado y esto es todavía más muy peligroso.

    Estoy de acuerdo en que la pérdida de la autonomía es grave. Dudo que sea una solución, pero es cierto que ha habido tiempo más que suficiente para haber coordinado bien las administraciones con de seriedad profesional, y sin embargo ha privado: la vanidad, el protagonismo, el “yo más”, etc. en detrimento del trabajo serio.

    Aprovechando, otro tema, disculpadme. Sobre las medidas de ahorro: Por ejemplo: ¿era necesario contratar a una empresar par llevar los ERES de la administración (no hay suficiente con el departamento de Función Pública, gabinetes jurírdicos, abogados colegiados, etc.). Pero para ahorrar todavía más se ha contratado a otra empresa para que prepare a los despedidos para encontrar trabajo ¿?. Aquí tenemos el SERVEF que debía servir para ello. Como colofón despiden a más de 300 trabajadores del Servicio Valenciano de Empleo.

    Otro día comentaré algo sobre el absentismo en la administración, ya que en la C.Valenciana se están haciendo maravillas para combatirlo.

    Me dice una compañera de trabajo que somos demasiado light, que miremos a los mineros asturianos.

    Bueno, un abrazo y gracias por resistir mi tostón.
    (Esta vez hemos tenido suerte y no me ha afectado el síndrome lingüístico, pues ante tantas noticias proveniente de gentes tan tan inteligentes y guindas, de Europa, del Mundo y de Espanya, me afecta un fenómeno casi “paranormal” y entonces las ideas me llegan en francés, italiano o manitú.)

  2. Estoy totalmente de acuerdo con la exposición, me parecen absolutamente ciertos todos los puntos que has tocado.
    Los órganos externos de control detectan multitud de ilegalidades que plasman en unos informes que, como bien dices, nadie o casi nadie los lee, y además no tienen ningún tipo de consecuencias, ni para los politicos, ni para los funcionarios que no han realizado correctamente su función de control.

    Concretamente a mi me llamó mucho la atención una noticia publicada el 3 de Mayo de 2011, por el diario expansión en la que el Tribunal de Cuentas, en un informe emitido en el año 2007, ya denunciaba la total opacidad del Banco de España , CNMV y Dirección General de Seguros .
    El informe señala que la independencia de funcionamiento que la legislación da al Banco de España y a los otros supervisores “en modo alguno les exime de control” y recuerda que “el reconocimiento constitucional de la función fiscalizadora prima sobre cualquier otra. Pero, a pesar de estos razonamientos jurídicos, el Tribunal se topó con la resistencia del Banco de España a someterse a su control.

    Recuerdo que esta noticia , que a mi personalmente me parecio muy grave, no tuvo ningún tipo de repercusión, ni siquiera en los medios de comunicación.
    Yo suelo leer algunos de los informes de fiscalización de EELL emitidos por la Sindicatura de cuentas de Valencia, y en la mayoria de ellos, exiten incumplimientos por parte de loss órganos de control, pero nunca se han exigido responsabilidades, por lo que todo queda en ” agua de borraja “.
    Así nos va .
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: