El fin de la incompatibilidad económica de los empleados públicos: puente de plata al talento.


   Se aproxima sin lugar a dudas una nueva reducción de las retribuciones de los empleados públicos, lo que dará lugar,a medio plazo, a una huida del empleo público del personal más cualificado. Si a día de hoy las condiciones de trabajo del personal directivo profesional y de los niveles más altos ya son paupérrimas, su degradación ha de suponer, sin lugar a dudas, una pérdida de talento nada desdeñable.

  No obstante, un elemento que podría tener efectos balsámicos es el de la relajación del régimen de incompatibilidades, en virtud de la progresiva entrada en vigor de la modificación del art.16.1 de la Ley 53/1984.

   Hasta la entrada en vigor del EBEP, el art.16 de la Ley 53/1984, aplicable tanto a actividades públicas como privadas literalmente establecía:

1. No podrá autorizarse o reconocerse compatibilidad alguna para el personal que desempeñe puestos que comporten la percepción de complementos específicos o concepto equiparable, y al retribuido por arancel.Ver jurisprudencia

2. …

3. …

4. Asimismo, por excepción y sin perjuicio de las limitaciones establecidas en los artículos 1.º 3, 11, 12 y 13 de la presente Ley, podrá reconocerse compatibilidad para el ejercicio de actividades privadas al personal que desempeñe puestos de trabajo que comporten la percepción de complementos específicos, o concepto equiparable, cuya cuantía no supere el 30 por 100 de su retribución básica, excluidos los conceptos que tengan su origen en la antigüedad.

   Este precepto que originariamente recogía la prohibición incondicionada de concesión de compatibilidad a aquellos empleados que percibiesen complemento específico; ante la perversión del sistema que supuso la universalización del citado complemento, fue atemperado, mediante   Ley 31/1991, 30 diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para 1992 («B.O.E.» 31 diciembre) que introdujo el apartado 4, disponiendo que, como excepción a la regla general, sí podría reconocerse compatibilidad a los funcionarios que desempeñasen puestos de trabajo que comporten la percepción de complementos específicos, o concepto equiparable, cuya cuantía no supere el 30 por 100 de su retribución básica, excluidos los conceptos que tengan su origen en la antigüedad.

    Pues bien, el EBEP, en su Disposición Final 3ª.2 modifica el art.16.1 quedando el precepto de la siguiente forma (téngase en cuenta que los apartados restantes, el cuarto incluido no se alteran):

1. «No podrá autorizarse o reconocerse compatibilidad al personal funcionario, al personal eventual y al personal laboral cuando las retribuciones complementarias que tengan derecho a percibir del apartado b) del artículo 24 del presente Estatuto incluyan el factor de incompatibilidad al retribuido por arancel y al personal directivo, incluido el sujeto a la relación laboral de carácter especial de alta dirección».

2. …

3. …

4. Asimismo, por excepción y sin perjuicio de las limitaciones establecidas en los artículos 1.º 3, 11, 12 y 13 de la presente Ley, podrá reconocerse compatibilidad para el ejercicio de actividades privadas al personal que desempeñe puestos de trabajo que comporten la percepción de complementos específicos, o concepto equiparable, cuya cuantía no supere el 30 por 100 de su retribución básica, excluidos los conceptos que tengan su origen en la antigüedad.

   Por otro lado, debemos tener en cuenta que, según lo dispuesto en la Disposición Final  Cuarta, la entrada en vigor de la modificación del art.16 de la Ley 53/1984 se encuentra diferida al momento de entrada en vigor de los Capítulos II y III del Título III; es decir al momento de entrada en vigor de la legislación de desarrollo del EBEP -legislación autonómica en lo que a las EELL se refiere.  Cuestión esta que ya ha tenido lugar en diversas CCAA.

   Entonces, ¿qué significa ahora el art.16.4. Claramente se trata de un apartado tácitamente derogado de imposible aplicación. Su sentido se encontraba en ser una excepción a la regla general del apartado 1. Regla General: no cabe compatibilidad para quien percibe complemento específico, La excepción: salvo cuando ese específico no supere el 30 por 100 de su retribución básica, excluidos los conceptos que tengan su origen en la antigüedad. Pretender su vigencia nos llevaría al absurdo de que puede obtener compatibilidad incluso quien perciba específico que incluya factor de incompatibilidad.

   Por ello, puede decirse que, a día de hoy muchos empleados públicos -los que no perciban específico que incluya factor de incompatibilidad- tienen derecho, dentro de los márgenes y límites de la Ley a la compatibilidad. A estos efectos, ha de tenerse en cuenta que la compatibilización de su trabajo en el sector público con el desarrollo de actividades privadas -otro caso son las públicas- es un verdadero derecho subjetivo. En todo caso, habrá que estar a la RPT que, por lo general no contemplará el factor de incompatibilidad en la mayor parte de los puestos, por la sencilla razón de que, hasta el momento, la incompatibilidad económica dimanaba directamente de la Ley  y no era necesario retribuirla. De aquí en adelante si se quiere generar esa incompatibilidad habrá que pagarla, sin que a estos efectos sirvan retribuciones pírricas o meramente decorativas.

Es lo lógico: o pagas o abres.

Vuelta al pluriempleo: a los mayores seguro que nos parece un dejá vu.

Anuncios
Etiquetas:

11 comentarios to “El fin de la incompatibilidad económica de los empleados públicos: puente de plata al talento.”

  1. Completamente de acuerdo con lo de la huída talentos, ya conozco casos.

    Por otra parte, los “talentos” no son precisamente cuidados ni respetados en la Administración Pública. Ni se les tiene en cuenta cuando sus ideas van en contra de la enquistante constubre y precedente administrativo, (con el consiguiente batacazo); ni se les facilita la actualización, formación y reciclaje; ni se fomenta su promoción. A además se les rebaja más el sueldo.

    Pues Sres mios, este País se esta quedando sin talentos de ningún tipo, en ninguna rama de la ciencia. Los ingenieros se marchan a Alemania, Dinamarca y Finlandia, donde son tratados como merecen; Los profesionales sanitarios emigran a Inglaterra donde consiguen estabilidad y posibilidades de promoción, los Telecos a Finlandia; los arquitectos e ingenieros de caminos, canales y puertos a los paises de las economías emergentes, etc.

    El otro día en un foro de empleo un miembro decía, que no sé que miembro del gobierno había dicho que le daba pena pensar que la mayor parte de los universitarios querian ser funcionarios. ¿Qué se esperaba? ¿Qué otra salida digna les queda? Alguno dirá: “hacerse empresario,” pero…¿con qué financiación? Pues bién, el último paso del plan para volver a una España medieval es acabar con los profesionales que se refugiaron en la Administración Pública para alcanzar una mínima estabilidad económica sin tener que emigrar.

    Pero ojo, eso no significa que esté deacuerdo con la flexibilización del régimen de incompatibilidades, si no se hace con la debida técnica legislativa, -.(lo que en las tres últimas legislaturas se ha convertido en poco menos que una utopía.).-porque una de las notas que debe tildar la actuación de los empleados públicos es la imparcialidad, lo que requiere de la mayor asepsia económica de los mismos y la ausencia de intereses económicos en los resultados de la actividad administrativa, lo que se dificulta enormemente cuando los empleados públicos desarrollan actividades en el sector privado.

    Lo que ocurre es que la sucesiva reducción de los emolumentos de los empleados públicos, sí puede llevar a la situación que se provoca en otros países, en el que la insuficiencia de medios de los empleados públicos ha conducido a una situación creciente de corrupción administrativa, y que de llegar a España, nos convertirá definitivamente en el País de pandereta que desea nuestra clase política.

  2. Enhorabuena, qué buen artículo, más en estos tiempos de recortes, en los que digo yo, que alguien podría ser un poco sensato y pensar en dejar de pagar la incompatibilidad para que al menos este matrimonio que tenemos con la administración, sea equilibrado. De otra forma, veo al funcionario maltratado por su cónyuge, sin posibilidad de quejarse ni de tener otras oportunidades, esta inseguridad jurídica a la par que injusticia jurídica produce escalofríos.

  3. ¿Por qué sólo hablar de “otra actividad privada”? ¿Por qué no otra pública? Existen ámbitos de la actividad pública que no están al alcance de todas las admnistraciones. Por ejemplo, el régimen disciplinario. Son pocos, muy pocos, los funcionarios con formación y experiencia en materia disciplinaria, y sus capacidades pueden ser muy aprovechadas por aquellas admnistraciones de estructuras más limitadas. Sin embargo el handicap de la incompatibilidad impide la prestación de servicio puntual para la instrucción disciplinaria con completa seguridad jurídica.

    Excepciones a la incompatibilidad existen, como en el Servicio Jurídico del Estado donde sí está permitida la gratificación a funcionario de otro servicio o administración que puntualmente realice actividad para sicho Servicio Jurídico.

  4. Es cierto Julio. Únicamente hay que tener en cuenta que la consideración de una segunda actividad es diferente según se trate de 2ª actividad pública o privada. Principalmente, porque la privada es considerada como un verdadero derecho subjetivo. La 2ª actividad pública tiene una consideración mucho más restringida debido al principio de aversión ante una doble retribución pública, aunque tiene varias vías de escape (declaración de interés público y actividades de asesoramiento). De ahí que lo que planteas sea de difícil encaje. No obstante, siempre cabe el apoyo a unidades administrativas desde la actividad privada; claro está, no se pude ser instructor del expediente.

  5. My bueno el comentario de Román. Creo que todos conocemos casos donde los empleados públicos han hecho pluriempleo y, salvo excepciones, claro está, siempre en detrimento del propio trabajo. Y hablo desde Jefes de Área o de Servicio, médicos, que abandonaban su puesto (en horas de trabajo) para dar clases en la Universidat o asistir a Clinicas privadas, hasta administrativos, auxiliares, conserjes, etc, que cada cual a su nivel tenía montado su Chiiringuito (desde tramitaciones con gestorías privadas hasta la venta de joyas, visuterías, tuper, calcetines y bragas), incluso algunos además de utilizar los locales de la administración utilizaban también los teléfonos para sus negocios. Vergonzoso en algunos casos y a la vez humanamente comprensible en otros, pues el sueldo no les daba para llevar una familia. Además ahora con el nuevo horario sería imposible, al menos para los “controlables”, a no ser que se esté pensando en eliminar la administración, o convertirla en más corrupta e indolente.
    Creo que tenemos de luchar por un salario digno y punto.

  6. No comparto tu visión Isabel. Efectivamente, como bien dices, el tema de las compatibilidades ha dado lugar a muchas sevicias y corruptelas, por decirlo suave y pronto. Pero resulta que esas prácticas que tu denuncias se han hecho siempre al margen de las compatibilidades concedidas formalmente. Normalmente se trata de funcionarios que además utilizaban sus puestos en la Administración para hacer florecer sus negocios privados. Normalmente cuando hay compatibilidades concedidas formalmente, quien las pide es para cumplir con la Ley. Todos los casos que yo conozco de corrupción -hay que llamarlo así- son de empleados públicos que nunca se han siquiera planteado pedir una compatibilidad. Por contra, también hay que decir que la aversión a las compatibilidades la instauro el PSOE, sencillamente porque esa era su visión ideológica. Y tal práctica tuvo sus efectos positivos y también negativos. Lo importante en esta materia es que las cosas se hagan formalmente y que exista un control real de las condiciones en las que se conceda la compatibilidad. Por lo demás, no te engañes, las normas sobre incompatibilidad se aplican sólo a los de abajo. Compatibles son lo cargos políticos (¿cómo puede ser que sea incompatible un funcionario normal y no lo sea un diputado? Los altos cuerpos del Estado siempre han tenido la posibilidad de compatibilidad: abogados del Estado, Letrados de las Cortes…Ahora, la regulación legal se ha modificado, y es tan legitimo como la reforma que en su día supuso la Ley de Incompatibilidades. El problema puede venir porque se depauperen tanto las condiciones de los empleados públicos que se abone el campo para prácticas de las que hablas. Mi experiencia es que todos los corruptos que he conocido en esta materia no pidieron nunca compatibilidad. En cambio mi padre, en los años 70 era médico por oposición de la Seguridad Social, médico por oposición de APD y además, por las noches hacía guardias para hospitales privados; era un hombre íntegro, nunca se hizo rico y siempre cumplió con su horario y trabajo (era anestesista y su trabajo era en un quirófano que empezaba a las 8 y acababa a las 15 horas, y ahí no había posibilidad alguna de incumplir el horario). Hay que llamar a las cosas por su nombre: y precisamente los pluriempleados de entonces trabajaban 24 horas ya alguna más, de forma absolutamente íntegra. Lo que no puede hacerse es no pagar decentemente y exigir un montón de obligaciones que, repito sólo son los de abajo.

  7. Real Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad,

    Disposición adicional quinta. Posibilidad de que los funcionarios de la Administración General del Estado pertenecientes a los Subgrupos A1 y A2 soliciten la reducción, a petición propia, del complemento específico.

    1. Los funcionarios de la Administración General del Estado pertenecientes a los Subgrupos A1 y A2, incluidos en el ámbito de aplicación del Real Decreto 598/1985, de 30 de abril, podrán solicitar ante las órganos y unidades de personal con competencias en materia de personal de los Departamentos, Organismos Autónomos y Entidades gestoras de la Seguridad Social en los que estén destinados la reducción del importe del complemento específico correspondiente al puesto que desempeñan al objeto de adecuarlo al porcentaje al que se refiere el artículo 16.4 de la Ley 53/1984, de 26 de diciembre, de Incompatibilidades del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas.

    2. Se excluye de esta posibilidad a los funcionarios que ocupen puestos en Gabinetes de miembros del Gobierno y altos cargos de la Administración General del Estado, a los que desempeñen puestos que tengan asignado complemento de destino de nivel 30 y 29.

  8. Claro Ana: ya lo comento en la entrada dedicada al RDL 20/2012. En ella digo:
    En materia de incompatibilidad una norma-trampa: la DA 5ª se extiende a los funcionarios de los Grupos A1 y A2 la posibilidad ya prevista para los Grupos C1, C2 y E, en la Resolución de la extinta Secretaría de Estado para la Función Pública, de 20 de diciembre de 2011, de solicitar una reducción del complemento específico que, al ajustarse al porcentaje del art.16.4 de la Ley de Incompatibilidades, les permita acceder a la compatibilidad. Y digo que se trata de una norma-trampa porque tal precepto será inaplicable a la Administración del Estado en cuanto dicte la legislación de desarrollo del EBEP en ese ámbito; ya lo es en alguanas CCAA (ver comentario específico). Realmente esto es un dislate: pero vamos a ver, si la Comisión de Expertos dijo que debía eliminarse la incompatibilidad económica del 16.4, y el EBEP traslada la misma a una contemplación expresa de la misma en el específico con retribución separada y expresa, ahora ¿de qué se trata?, ¿de venderla? Seamos serios, bien están los recortes, pero dejémonos de estafar -literalmente: estafar- a los empleados. Enlace a la entrada:
    https://losempleadospublicos.com/2012/07/16/real-decreto-ley-202012-el-electroshock-como-reforma-del-empleo-publico/

  9. Buenas, y la compatibilización de un trabajo como funcionario con la impartición de docencia ocasional?

  10. Existe alguna sentencia a favor para usarla como posible jurisprudencia al efecto? si es asi se me podría facilitar?
    Gracias y un saludo

  11. Debe regular la Ley de Incompatibilidad de 1984 en el sentido de que los altos cargos públicoa y privados no desarrollen más que una actividad como medio fundamental de vida. Se tendría en cuenta a la investigación científica, industrial, etc. como desarrollo y progeso del Estado. Habría que considerar, como ejemplo, el caso de jueces, magistrados, se van a otras actividades altamente remuniradas; pero pasa con otros funcionarios de la S. Social, Insalud, etc, que trabajan por la mañana y por las tardes se van a copar diversas plazas para hacer más acuciante el paro. El médico lo hace por la mañana, y aún no bien terminada, se va atender su clínica u a otra insitutción; lo mismo surge con los de la BANCA a los que tambien se les debe de aplicar el cuento. A los altos directivos y mandos se les tendría que adaptar a solo sueldo que deberá estar limitado en la cuantía. De esa forma no hab´ria la mangancia que están llevando a cabo como rapiñas. Por otra parte no habria las injusticia de aquellos por atacar a los rapiñas fueron juzgados injustamente: primero a Garzón , por el caso GURTE juzgado por “los siete magníficos” serpenteantes, y el otro fué linchado por otros dos jueces que protejen a los BLESAS, etc. Los jueces se creen algo, con tales manifestaciones resultan ser seres denigrantes ante toda la sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: