Archive for ‘reformas’

16/07/2012

Real Decreto-ley 20/2012: el electroshock como reforma del empleo público.


  Lo bueno de estos Viernes de Dolores es que durante toda la semana te vas haciendo a la idea de que lo que desde hace un mes llevan anunciando Rosell y Expansión va a ser que sí -otra vez más-  y que, salvo que seas un auténtico enfermo que hojea boletines oficiales en fin de semana, no te enteras de los hachazos hasta cuando el lunes lees el BOE del sábado que ha entrado en vigor el domingo, mientras tú estabas babeando la siesta en el sofá.  Y también, ya desde un punto de vista más profesional, que, este método, incorpora, sino seguridad jurídica, al menos la certeza de saber que cada lunes se deroga la mayor parte de nuestro ordenamiento mediante Decreto-ley. No sé que dirá el Obispo de Alcalá de Henares respecto a estas liberalidades en fiestas de guardar, pero sería mucho más nocivo que los hachazos pudiera incorporarse el BOE caprichosamente cualquier día laborable y sin avisar.

En fin, por ir al grano: desde hace algún tiempo, uno venía sospechando que el olor del BOE era a muerto. Ahora, tras el RDL 20/2012, ya tengo total seguridad: el EBEP está definitivamente fiambre – y nótese el avance técnico: sin necesidad de derogación, ni expresa ni tácita-. De momento no parece que estén programados funerales ni luto oficial.

El RDL se las trae, porque con prisas y cortaspega no salen precisamente niquelaos, los RDL. Ya se sabe, cuando das sin mirar, los hachazos los das donde los das;  y, sí, cortas, pero sin excesiva precisión. Vamos al grano:

Empieza la norma con una extensa perorata adoctrinante sobre las necesarias reformas estructurales -más que nada como vaselina-, porque los hachazos serán cualquier cosa, pero lo que se dice estructurantes, realmente estructurantes no son. En lo que al empleo público se refiere, se proclama que su fin último es lograr unas Administraciones Públicas más eficientes, optimizando los recursos, avanzando en la mejora de la gestión, para lograr el incremento de la productividad de los empleados públicos. Y ya lo avanzo, las medidas que se incorporan son radicalmente conyunturales; huérfanas de más criterio que el de librar, por ahora.

read more »

Anuncios
19/06/2012

En la Reforma de la Administración, la clave es el control.


    Los análisis que sobre la Administración se están realizando con motivo de la crisis podrían dar lugar a una biblioteca alejandrina; y, entre ellos, la mayoría son los dedicados al estudio de las medidas a adoptar para reducir un gasto que, a día de hoy, se presenta como un verdadero e incomprensible despilfarro. Ahora bien, lo extraño es que ese pragmático mirar hacia el futuro implique un evidente autismo en relación con el estudio de las causas de tamaña prodigalidad.

     A nadie se le escapa que la mejor manera de no repetir lo errores cometidos es analizar y entender las causas de los mismos. A estas alturas, nadie cuestiona ya que la corrupción es un mal endémico de nuestro Estado y, por ende, de la Administración Pública; y, tampoco, que los controles existentes no son efectivos. Los controles internos -Intervenciones Generales del Estado, CCAA o EELL- carecen claramente de independencia y se encuentran totalmente mediatizados por aquellos a quienes deberían controlar.

   Un claro ejemplo es el de los Ayuntamientos, en los que no se explicaría la montaña de facturas sin consignación o contabilización -las de los cajones que han salido a la luz con el sistema de pago a proveedores- si existiese un control interno mínimamente efectivo. Sin abandonar el mismo ámbito. ¿cómo explicar la ingente cantidad de indefinidos no fijos de plantilla que ahora se están poniendo de manifiesto como recurso para el adelgazamiento del empleo público? O ¿no resulta increible que se hayan construido aeropuertos en los que no ha aterrizado un solo avión?; ¿quién fiscalizó los estudios de viabilidad? La razón es: o no existió control o éste fue ineficaz.

read more »

A %d blogueros les gusta esto: