Archive for ‘retribuciones’

16/07/2012

Real Decreto-ley 20/2012: el electroshock como reforma del empleo público.


  Lo bueno de estos Viernes de Dolores es que durante toda la semana te vas haciendo a la idea de que lo que desde hace un mes llevan anunciando Rosell y Expansión va a ser que sí -otra vez más-  y que, salvo que seas un auténtico enfermo que hojea boletines oficiales en fin de semana, no te enteras de los hachazos hasta cuando el lunes lees el BOE del sábado que ha entrado en vigor el domingo, mientras tú estabas babeando la siesta en el sofá.  Y también, ya desde un punto de vista más profesional, que, este método, incorpora, sino seguridad jurídica, al menos la certeza de saber que cada lunes se deroga la mayor parte de nuestro ordenamiento mediante Decreto-ley. No sé que dirá el Obispo de Alcalá de Henares respecto a estas liberalidades en fiestas de guardar, pero sería mucho más nocivo que los hachazos pudiera incorporarse el BOE caprichosamente cualquier día laborable y sin avisar.

En fin, por ir al grano: desde hace algún tiempo, uno venía sospechando que el olor del BOE era a muerto. Ahora, tras el RDL 20/2012, ya tengo total seguridad: el EBEP está definitivamente fiambre – y nótese el avance técnico: sin necesidad de derogación, ni expresa ni tácita-. De momento no parece que estén programados funerales ni luto oficial.

El RDL se las trae, porque con prisas y cortaspega no salen precisamente niquelaos, los RDL. Ya se sabe, cuando das sin mirar, los hachazos los das donde los das;  y, sí, cortas, pero sin excesiva precisión. Vamos al grano:

Empieza la norma con una extensa perorata adoctrinante sobre las necesarias reformas estructurales -más que nada como vaselina-, porque los hachazos serán cualquier cosa, pero lo que se dice estructurantes, realmente estructurantes no son. En lo que al empleo público se refiere, se proclama que su fin último es lograr unas Administraciones Públicas más eficientes, optimizando los recursos, avanzando en la mejora de la gestión, para lograr el incremento de la productividad de los empleados públicos. Y ya lo avanzo, las medidas que se incorporan son radicalmente conyunturales; huérfanas de más criterio que el de librar, por ahora.

read more »

Anuncios
09/07/2012

Ley de Presupuestos del Estado 2012: La jornada de trabajo,


     Nada ha cambiado en la redacción final de la regulación de la jornada de trabajo del Sector Público que finalmente se contiene en la Disposición Adicional Septuagésima primera de la Ley de Presupuestos del Estado para el 2012, respecto a lo ya avanzado en anterior entrada.

Por tanto, para los funcionarios, vuelta a la situación anterior a la entrada en vigor del EBEP, en la que los Tribunales interpretaron sistemáticamente que la jornada máxima de  las 1.647 horas anuales  (art.2.1  de la Resolución de 20 de diciembre de 2005) se establecía, paradójicamente como indisponible -máxima y mínima (sic.)-. Ahora, además, se aplica al resto de personal, y, por tanto, también al laboral.

Ahora bien, la cosa, que la Ley resuelve con garbo considerable, se las trae en cuanto a aplicación.

Algunos apuntes en trazo grueso:

¿Qué significa la expresión “treinta y siete horas y media semanales de trabajo efectivo de promedio en cómputo anual? Se establece es el número de horas de trabajo efectivo en cómputo anual; y, por tanto, no es obligatoria una jornada general semanal mínima obligatoria de 37,5 horas.

¿1.647 horas anuales? No me digan de donde sale este cálculo. Algunos sostienen lo siguiente: computando 37,5 horas semanales o 7 horas y 30 minutos de jornada diaria, tendríamos un total de 1.957 horas y 30 minutos anuales (cómputo de 52 semanas y 1 día). A esas 1.957 horas y 30 minutos se le descuentan las horas totales de las vacaciones anuales, moscosos y festivos establecidos reglamentariamente, y de ahí tendríamos aproximadamente las 1.647 horas efectivas al año. Pero a mi no me sale eso, y, además, si fuese así, la cosa sería grave, porque a mi juicio sería un error computar moscosos (¿cuántos?, ¿cuentan las licencias?, ¿todas?…).

read more »

14/09/2011

¿A dónde ha ido a parar el 5% del salario de los empleados públicos locales?


   Leía en Expansión hace unos meses que el número de empleados públicos seguía creciendo en España a un ritmo importante en el primer trimestre de 2011, si bien las entidades locales lo hacen a un ritmo menor (1,3%) que la Administración Central (nada menos que 7,6%), las CCAA (2,3%) y las empresas públicas (3,5%), entre las que por cierto también están las del sector público local.

Se trata de un dato realmente inconcebible, pero así es; sólo hay que consultar la EPA comparando los últimos trimestres.

Lo cierto es que el sector público, considerado globalmente, y en particular el sector público local creció a pesar de las declaraciones de nuestros políticos.

La reducción salarial aplicada en junio de 2010, debería haber supuesto una reducción del gasto en empleo público para las Entidades Locales de unos mil millones de euros. Con base a los datos dela EPA, el número de empleados públicos del sector local se incrementó, entre el segundo trimestre de 2010 y el primero de 2011 en 18.300 nuevos efectivos, lo que supone un aumento del gasto de unos 300 millones de euros. A este paso, a finales del 2011 el ahorro se habrá reducido a 0.

Y la pregunta que inmediatamente surge es: ¿Qué se ha conseguido con la medida reductora?

read more »

Etiquetas:
15/06/2011

El Tribunal Constitucional respalda la rebaja salarial a los empleados públicos.


Era una crónica anunciada que el Tribunal Constitucional no iba a enmendarle la plana al Gobierno, lo que no era previsible es la forma en que lo ha hecho. El núcleo de la cuestión era si a través de un Decreto ley podía incidirse en las previsiones salariales de los convenios colectivos vigentes para el personal laboral del sector público, dado que le está vedado a este tipo de norma afectar a los derechos, deberes y libertades de los ciudadanos regulados en el Título Primero de la norma constitucional (entre ellos el derecho a la negociación colectiva y el de libertad sindical). Nótese además que el art.37.1 de la Constitución dispone: La Ley garantizará el derecho a la negociación colectiva laboral entre los representantes de los trabajadores y empresarios, así como la fuerza vinculante de los convenios.

Pues bien, a pesar de las dudas fundadas que llevaron a la Audiencia Nacional (Tribunal tuitivo de la acción gubernamental donde los haya) el Tribunal Constitucional califica el planteamiento de la cuestión de “notoriamente infundado“. Y se despacha diferenciando entre la regulación de los derechos fundamentales y libertades públicas y otra la intangibilidad de los convenios colectivos concretos (son vinculantes pero no intangibles). A nuestro juicio, un convenio colectivo es la expresión de la libertad sindical y por tanto si son tangibles no son vinculantes. Imaginemos esta misma regulación afectando a un convenio de una empresa privada.

Aun con todo, lo que más llama la atención es la inadmisión del problema que se planteaba al no afectar la reducción salarial a todas las empresas públicas, sino solamente a algunas escogidas arbitrariamente. Se despacha el Tribunal señalando que si estimase el recurso, el resultado no sería que se eliminase la rebaja a los que la sufrieron, sino la ampliación del sacrificio a más empleados. Pues claro, lo que sucedería es que, si el sacrificio se hubiese repartido equitativamente, la reducción porcentual hubiera sido sustancialmente menor. Pues no, resulta que a partir de ahora el Gobierno puede seleccionar en función de sus intereses electorales como aplica la medicina de la atemperación retributiva. Vamos una joya.

A %d blogueros les gusta esto: